Nuestros acuerdos de equidad

Nuestros acuerdos de equidad


La equidad es nuestro valor más importante. Para garantizar que la equidad es parte esencial del ADN de nuestra organización, hemos puesto mucha energía en el aprendizaje y las conversaciones necesarias acerca de cómo integrar la equidad en todo lo que hacemos. Los acuerdos descriptos unas líneas más abajo, reconocen aquellos temas en los que contamos con un entendimiento compartido y común acuerdo. A medida que nuestro trabajo avance y se vuelva más complejo, volveremos sobre estos acuerdos como base constante de nuestros esfuerzos, revisándolos o expandiéndolos de ser necesario con el paso del tiempo.

  • La equidad es en realidad un proceso, un trayecto a recorrer por todos nosotros. Como individuos, para la organización en su totalidad, y en el camino hacia el bienestar de las personas, definido por aquellas que se enfrentan a desigualdades que impactan sus vidas.
  • Adoptamos y aceptamos la equidad, sabiendo que el trayecto no será fácil ni cómodo. Entendemos que el camino no irá en una contínua línea recta, y será desafiante e imperfecto, al mismo tiempo que lleno de aprendizajes e inspirador.
  • La equidad es la presencia de oportunidades para desarrollar todo el potential de cada uno. Nuestro enfoque está basado en las fortalezas de las personas y las comunidades, y nos esforzaremos en hacer un trabajo reparador, reconociendo su incansable empuje y determinación.
  • No es lo mismo hablar de equidad que de igualdad. La equidad reconoce que no todos comienzan desde el mismo lugar. Sabiendo esto, entendemos las potenciales consecuencias a la hora de invertir el dinero, y que los fondos podrían ser distribuidos de manera no necesariamente “igualitaria” (buscando equidad, no igualdad) logrando así apoyar aquellas causas y comunidades donde las disparidades en materia de salud son más notorias.
  • Siempre contaremos con mayores posibilidades de éxito en la búsqueda de equidad, a medida que pongamos a las comunidades en el centro de este trabajo. Daremos forma a nuestros esfuerzos a través de reuniones, escuchando y aprendiendo junto a las comunidades, incorporando comentarios de la gente, y utilizando la información necesaria. Además, compartiremos información con las comunidades a fin de poder compararla y ver si refleja sus vidas y experiencias. Basados en la cultura, recursos e información presentes en las comunidades, les brindaremos nuestro apoyo a la hora de identificar sus problemas, y las posibles maneras de abordarlos en búsqueda de soluciones.
  • Trabajaremos teniendo en cuenta las dinámicas de poder. Como entidad proveedora de fondos, sabemos que ya sea intencionalmente o sin advertirlo, podríamos influir en ciertos aspectos, tanto positiva como negativamente. Estaremos alertas y siempre pendientes de nuestro rol y la forma en la que lo llevamos a cabo, y nos esforzaremos en elevar las voces de nuestros socios y nuestras comunidades, con todo el poder que ambos poseen. Siempre estaremos abiertos a las críticas y comentarios sobre nuestros esfuerzos, y tomaremos de manera responsable todo lo que escuchemos al respecto.
  • La búsqueda de equidad es un proceso que parte de nuestra historia y se proyecta hacia el futuro. El llamado “Principio de las Siete Generaciones”, nos propone mirar no solo el presente, sino ir tres generaciones hacia atrás y tres generaciones hacia adelante, recordándonos así la necesidad de tener en cuenta el contexto histórico incluyendo la opresión y traumas del pasado, y considerando las condiciones que deseamos cultivar para las generaciones futuras.
  • Reconocemos la influencia del racismo, y su rol determinante a la hora de perpetuar la falta constante de equidad. Desde sus comienzos, e incluso antes, el racismo ha sido una gran y pesada carga en nuestro país, y no ha dejado de influir de manera determinante, penetrando en nuestras instituciones y en la forma en la que interactuamos hoy en día. Demasiada gente se ve forzada a sobrevivir a los intensos efectos que las múltiples formas de opresión causan en sus vidas. Admitir el rol del racismo en todo esto, no significa que ignoremos las muchas otras formas de opresión y prejuicios existentes. Sabemos que nuestra búsqueda de equidad implicará dedicarnos a erradicar toda forma de prejuicio y opresión.
  • Estamos comprometidos a compartir nuestro plan en materia de equidad y la constante evolución del mismo. Además del progreso que realicemos, también compartiremos de manera abierta nuestros errores y desafíos, y los aprendizajes obtenidos a lo largo del camino.

[1] Agredecemos la gentileza del Tribal and Urban Leadership Advisory Committee de la American Indian Health Commission del estado de Washington por compartir con nosotros su concepto llamado Principio de las Siete Generaciones.

Equidad y factores sociales determinantes en materia de salud


La equidad en el mundo de la salud, es la ausencia de aquellas diferencias que podrían ser evitadas en el cuidado de la salud de diversos grupos de personas, sean estos definidos de manera social, económica, geográfica o demográfica. Entendemos que las condiciones en las que uno nace, crece, vive, trabaja y envejece, afectan la salud. Y reconocemos que todas estas circunstancias se ven afectadas por la distribución de dinero, poder, y recursos, tanto a nivel histórico como en la actualidad. Una característica en común entre aquellos grupos de personas afectadas por la falta de equidad, es la falta de poder político, social o económico. Lograr equidad en materia de salud implicará que todos los habitantes del estado de Washington tengamos las mismas oportunidades, para que de una manera más justa, todos podamos disfrutar de una vida productiva y saludable, independientemente de nuestra raza, grupo étnico, dónde vivamos o nuestros ingresos.